De la era del hidricaburo a la ecoefectividad.

Históricamente las edades de la Humanidad se han delimitado por su capacidad de transformación del entorno, y más concretamente por el empleo de diferentes materiales y tecnologías. Los cambios culturales, sociales y económicos ocurren con la aparición de innovaciones disruptivas. Hoy existen indicios para pensar que la presente edad del hidrocarburo pueda estar llegando a su fin.


Se cree que a medio plazo ni el reciclaje más eficaz ni una óptima gestión de residuos podrían contrarrestar las presiones ejercidas sobre el ecosistema. La actividad humana implica un ritmo global de generación de residuos tan elevado que la “huella ecológica” de los productos ha superado la “capacidad de carga“del planeta y se ha extenuado el sistema natural.
El crecimiento de la población mundial, la apertura comercial de las últimas décadas, la emergencia de nuevos mercados, la producción masiva y el consumo frenético han colapsado el sistema productivo poniendo de manifiesto la pésima gestión de los recursos naturales y las carencias de un modelo altamente ineficaz.


Pero paradójicamente el mayor motivo de preocupación por el impacto ambiental de la actividad humana es principalmente económico y es que en los últimos meses el precio del petróleo se ha duplicado y se ha producido un incremento sin precedentes en la factura energética.


William McDonough y Michael Braungart sugieren que “en los próximos 10 ó 20 años habremos de “rediseñar la actual relación entre naturaleza y energía y corregir el balance actual entre los efectos deseados y los no deseados de la actividad humana”


La concepción de nuestro sistema productivo se basa en la disponibilidad de petróleo barato y asume la generación de residuos como efecto colateral e inevitable. La Eco Eficiencia es una aspiración que permite a las empresas reducir su impacto ambiental y mejorar su eficiencia energética, pero a largo plazo no es una solución sostenible. Muchas voces sostienen que para preservar nuestros recursos será necesario alcanzar un equilibrio entre el modelo energético y el modelo productivo.


«Todavía estamos en un momento en el que se habla de contribuciones individuales, en vez de hablar de un cambio sistémico. Debemos pensar en todo, desde el diseño de producto hasta la planificación urbana».
Alex Steffen Worldchanging.com



ECO – EFECTIVIDAD


Más allá de la Eco Eficiencia es necesario que la industria genere su propio ciclo metabólico cerrado y que los residuos se reintroduzcan directamente en el ecosistema natural, o sirvan para realimentar el metabolismo industrial. Para ello es imprescindible introducir la variable ambiental y considerar el proceso productivo y la actividad humana desde perspectivas holísticas, integradoras y cíclicas que valoricen el patrimonio natural y penalicen la generación de residuos.
Estas ideas se agrupan bajo el nombre genérico de Eco-Efectividad y que parte de considerar los recursos naturales como bien más escaso.


El objetivo es que cada una de las partes sea eficaz en su propósito y que la suma de las partes sea eficiente en su resultante.


“Para que la especie humana sobreviva tiene que desarrollar una economía cíclica en la que todos los materiales se obtengan de los grandes depósitos (aire, suelo y mar) y se devuelvan a ellos, y todo el proceso se mueva por energía solar”.
Kenneth E. Boulding, 1978


Los objetivos de la Eco Efectividad requieren cambios de complejidad masiva. Es necesario reestructurar el sistema porque no se puede optimizar lo que es en esencia erróneo. Por tanto no bastará con innovación adaptativas sino que serán necesarias innovaciones disruptivas.


Para liderar estos cambios y permitir el tránsito hacia nuevos modelos productivos habremos de confiar una vez más en nuestra capacidad de generación, difusión y actualización de conocimientos en ámbitos como las ciencias de los materiales, la biotecnología, nano tecnología…etc. y especialmente en nuestra capacidad de traducir el conocimiento exponencial en innovación tecnológica.


Los esfuerzos institucionales han de ser inequívocos y estar respaldados por decisiones de mercado, de gobierno y de forma muy especial por una decidida implicación y participación social. Junto a la optimización de las prácticas empresariales es fundamental la responsabilidad individual y su voluntad de adaptar su desarrollo personal a las necesidades globales.


Se requiere una inyección de innovación, una inyección de recursos y una inyección de creatividad. Muchos apuntan a la naturaleza como posible fuente de inspiración.



    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: