Tengo una buena idea ¿y ahora qué hago?

Las cosas pueden cambiarse y además se cambiarán. Dicen que las buenas ideas se abren camino. Mientras tanto y por si acaso no deje de contrastar su idea, pulirla e intentar contagiar su ilusión. Quizás pueda protegerla, o quizás no. O quizás quiera simplemente compartirla. 

En cualquier caso tendrá que comunicarla y deberá ser claro por lo que la redacción y la presentación habrán de ser exquisitas, para que nadie tenga que esforzarse por entenderle, ni encuentre huecos en los que perderse. Intente que toda la idea quepa en una sola hoja. Contar una idea se parece a contar un cuento o un chiste.

Piense cómo contaría la idea a una persona que no tuviera ganas de escucharle o que tuviera mucha prisa. Es muy buena idea introducir esquemas y contar una historia que la gente recuerde fácilmente y pueda relacionar con su propuesta. Y el nombre será fundamental, porque es lo primero que se olvida o lo primero que se recuerda. No malgaste energías contándolo , busque el interlocutor idóneo y el momento preciso. Y si hace falta, espere.

Cuando llegue el momento de presentarla, elija bien el mensaje, el canal y sobre todo sepa bien lo que quiere conseguir de su interlocutor. Al contarla deberá derrochar confianza porque lo primero que van a juzgar es a usted, y si le aprueban a usted, entonces igual le escuchan. Y nunca cuente una idea a medias, porque al igual que la risa, si no salta a la primera es más difícil que salte después.


El verdadero reto es mantener la ilusión, la cantidad de motivación suficiente para sortear los escepticismos que le surgirán, mientras busca los medios para convertirlo en proyecto y luego en realidad. Y créame que le surgirán, porque para que una idea transcienda la segunda persona que la mueva será alguien con la humildad de aceptar que usted tiene razón y que é se equivocaba. Costará porque esa gente escasea. Muchos no saben bien qué es eso de “ser creativo” o piensan que ser creativos es “pintar bonito”. 

Así que busque algo que le motive de verdad, de corazón porque le hará falta toda la ilusión del mundo. Pero una vez que lo encuentre no deje de perseguirlo porque es acertar seguro. La ventaja está “en crear” o en “haber creado” algo mejor que lo que vé. Si tarda o no llega a hacerse realidad, siempre está la certeza de tener razón, pero haga como los marcianitos de este video y no deje que su idea le carcoma….



Los 4 pasos de las ideas revolucionarias. (Arthur C.Clarke)
  1. Ridículo, no me haga perder el tiempo.
  2. Interesante, pero no importante.
  3. Siempre me ha gustado la idea.
  4. Yo lo pensé primero.





    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: